PRÓXIMO NÚMERO-ÍCONOS 75

2021-12-07

URBANISMOS HABITADOS: VIDA SOCIAL DEL ENTORNO CONSTRUIDO EN AMÉRICA LATINA

Portada_75-peque.jpg

Editoras de dossier: María Gabriela Navas Perrone (Universidad de Barcelona, España) y Juliana Marcús (Universidad de Buenos Aires, Argentina).

Publicación: Enero de 2023.

Este dossier compilará reflexiones sobre las transformaciones urbanísticas en la región latinoamericana en el marco de la reapropiación capitalista que experimentan las ciudades desde finales del siglo XX. Para ello, se invita a presentar trabajos que analicen las reformas del entorno construido desde un enfoque socioespacial sin descuidar los factores económicos y políticos que intervienen en su producción, ni la dimensión vivida y percibida inherente al acto de habitar.  En ese sentido, se convoca investigaciones que desde una mirada interdisciplinar visibilicen la vida social del entorno construido recuperando los aportes de la geografía, la arquitectura, el urbanismo, la antropología, la sociología, la economía urbana y otros campos de las ciencias sociales y las humanidades, para estudiar el proceso de producción del hábitat y su interacción con las formas específicas de sociabilidad que lo habitan.  

En la coyuntura actual, marcada por la implementación de políticas de carácter neoliberal orientadas a convertir la ciudad y zonas rurales estratégicas en centros de operaciones económicas (vía la acción del mercado inmobiliario o de actividades extractivistas), resulta indispensable evidenciar los factores ocultos a las transformaciones del entorno construido, ya que operan como un dispositivo retórico al servicio de la mercantilización del espacio y el control social.  Sin embargo, existe un amplio consenso desde los gobiernos locales y técnicos del espacio (gestores urbanos, académicos, planificadores, etc.), en considerar como positivas las operaciones de colonización urbanística que son promovidas desde discursos ligados a la democratización y al progreso, obviando el fortalecimiento de procesos privatizadores de la gestión pública y los efectos de segregación y exclusión social como una condición sine qua non a la maquinaria de la ciudad capitalista. 

 Esta contradicción, no es ajena a la proliferación de las iniciativas urbanísticas que han surgido a raíz de la pandemia generada por la COVID-19, destinadas a resolver problemáticas ligadas a la afectación entre el ambiente y la conducta de colectivos humanos para proteger su salud.  Esto eludiendo, una vez más, el rol instrumental que ha tenido el urbanismo para el fortalecimiento de las políticas neoliberales, y que las lógicas de apropiación del espacio por parte de quienes habitan la ciudad, no siempre responderán a las directrices previstas por los planificadores.  De ahí la pertinencia de perspectivas críticas capaces de hacer explícito los intereses económicos que operan detrás de las reformas del entorno construido y su impacto sobre los modos de habitar.